Consulado

     » Información General
     » Boletines
     » Actividades del Consulado




Publicado en la Prensa Libre el 15 de junio de 2006

El hombre que quiso enlatar el sol
Lic. Jorge Rodríguez
Cónsul General de la República de Cuba

Carlos Ruiz de la Tejera, un excelente actor cubano, tiene en su repertorio un monologo sobre el hombre que quiso enlatar el sol. Fue eso lo que primero me vino a la mente cuando el pasado 7 de junio leí el artículo “Viaje hacia el sol” de Erwin Wino Knohr, enviado especial al mundial de Fútbol en Alemania. Lejos de reflejar las emociones, expectativas y comentarios de los aficionados ticos que compartieron su travesía hacia el viejo continente, que era lo que se suponía que hiciese, don Erwin relata un encuentro “casual” con una ciudadana cubana que abordó el vuelo en la escala en La Habana.

¿Por qué dedicar media página a un encuentro “casual” que no tiene nada que ver con la misión encomendada?, fue la primera pregunta que me hice. Según don Erwin, una tal Marilín Cienfuegos que se sentó a su lado le “habló de las carencias en su país” y “relató que en su ciudad natal, Granma, la mitad de la gente se dedicaba a trabajar en el campo y la otra mitad sobrevivía jugando dados, naipes, dominó o robando”.

Escribir lo primero que le digan a uno sin verificar la información, conlleva el riesgo de equivocarse e informar erróneamente y mucho más cuando se incursiona en temas en los que no se es especialista. Esto, a nuestro juicio, es lo que le ocurrió a don Erwin y veamos porqué.

Granma no es una ciudad de Cuba. Es el nombre de una provincia cuya capital es Bayamo, por lo tanto, ya ahí hay un error en la información. Su nombre lo toma por contar en su territorio con playa “Las Coloradas”, lugar donde el 2 de diciembre de 1956 desembarcaron los 82 expedicionarios del yate Granma quienes dirigidos por Fidel Castro iniciaron la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista.

La provincia tiene una extensión de 8,327 km_ y una población de 819.500 habitantes. El 70% de su territorio es área rural y montañosa en la que vive el 57,7% de sus moradores. Es una región eminentemente agrícola, por tanto no sería nada extraño que una gran parte de su población viva del trabajo agrícola, que dicho sea de paso, no es denigrante como lo quiso dar a entender la interlocutora de don Erwin. Ya por ahí pudiéramos hacernos una idea de qué tipo de persona se trata. No obstante aclaramos que solamente 24% de los trabajadores lo hacen en el campo.

Granma cuenta con más de 600 sitios históricos y 19 monumentos nacionales. Allí se ubican, entre otros, La Demajagua, otrora ingenio azucarero donde, el 10 de octubre de 1868, Carlos Manuel de Céspedes dio inicio a la guerra por la independencia de Cuba y cuyo primer acto fue liberar a sus esclavos y declarar que todo aquel que se uniera a las fuerzas independentistas pasaría a ser un hombre libre.

Su ciudad cabecera es Bayamo, primera villa tomada por el ejército libertador y convertida en la capital de la República en Armas; donde por primera vez se cantó nuestro himno nacional el 20 de octubre de 1868 y fue incendiada el 12 de enero de 1869 por sus habitantes antes que entregarla al ejército colonial español. Por ese motivo, ostenta la condición de Ciudad Monumento Nacional.

Algunas cápsulas informativas sobre la provincia:
• Hasta 1958, la mortalidad infantil era de 120 por mil nacidos vivos. Hoy ese índice es de solo 2,7 por mil nacidos vivos, el más bajo de nuestro país y muy por delante de Estados Unidos y Alemania. Agréguesele que en las zonas montañosas de la provincia, la mortalidad infantil y materna es de cero en lo que va de año.

• El 8 de julio del año pasado, la provincia Granma sufrió los embates del huracán Dennis que la atravesó con vientos de más de 200 km por hora alcanzando categoría 3. Más de 68 mil personas fueron evacuadas y solo 8 perdieron la vida. Los perjuicios económicos al territorio fueron cuantiosos y valuados en cientos de millones de pesos. 40.572 viviendas sufrieron daños, de ellas 14.176 destruidas totalmente; 72 escuelas quedaron igualmente demolidas completamente y otras 312 de manera parcial. Añádanse las pérdidas en materiales y equipos escolares.

• Ya El 11 de agosto de 2005, a un mes del paso del huracán, se reportaba que la provincia garantizaría el inicio del curso escolar el primero de septiembre. Para ello el gobierno provincial destino de su presupuesto valores por 240 millones 700 mil pesos, unos 20 más que lo destinado el año anterior para los programas educaciones del presente curso, que representan el 43% del total asignado a la provincia por el Estado, ascendente a unos 500 millones de pesos. El 13 de octubre, es decir tres meses después del paso del meteoro, más de 10 mil viviendas habían sido reparadas. Se estableció igualmente un programa que incluye la entrega de los materiales de construcción a las familias y la licencia con sueldo a sus integrantes para que se dedicaran a tiempo completo a la construcción de sus viviendas.

En otras palabras: ningún ciudadano quedó abandonado a su suerte ni ningún niño o joven tuvo que esperar años para reincorporarse a los estudios. Valdría la pena que don Erwin hiciera la comparación con lo ocurrido en Nueva Orleáns cuando el paso el huracán Katrina.

• En todo el territorio de Granma hay 13 escuelas primarias con un solo alumno y cerca de un centenar que cuentan con una matrícula de 2 a 5 niños. Todas, sin excepción cuentan con un maestro; equipo de computación; equipo de video y televisión y las que están más alejadas e intrincadas con sus correspondientes paneles solares para garantizar la energía que requieren para su equipamiento. En conclusión, todos los niños reciben la misma calidad de educación que los de la capital del país.

• La tasa de desempleo era de 1,9 % al finalizar el 2005, considerada como pleno empleo a nivel internacional. Ese territorio cerraría el año con otras 9.600 nuevas fuentes de trabajo. El 14 de marzo de ese mismo año se informaba que unos 40 mil trabajadores de esa provincia reciben capacitación técnica y de ellos 20 mil mujeres, género mayoritario entre los técnicos, instructores y profesionales de la región. Los cursos de superación se ofrecen de manera gratuita para todos los trabajadores quienes reciben sus salarios los días o semanas que tienen docencia. De este número, 2.500 cursan estudios en universidades.

Obviamente, estas no son noticias para el periodista. Me pregunto si alguna vez una sola de las 539 mujeres de Granma propuestas como candidatas a delegadas en las últimas elecciones municipales u otra de las 20 mil que se capacitan técnicamente, tendrán el honor de que don Erwin les dedique media página en La Prensa Libre.

Mucho más habría que decir de la historia y los importantes logros económicos y sociales alcanzados por la provincia Granma, una de las más atrasadas del país antes de 1959 y de lo que puedo dar fe personalmente, por haber tenido la oportunidad de convivir con los campesinos de sus montañas durante ocho meses en 1961 a solo dos años del triunfo de la Revolución. Lamentablemente no dispongo de las 9 horas de vuelo que disfrutó don Erwin en la compañía “casual” de la tal Marilin. Es una pena que en una travesía tan tediosa, don Erwin no se haya interesado por estos temas.

Como demuestra el monologo de Carlos Ruiz de la Tejera, el Sol no se puede enlatar ni tapar con un dedo y mucho menos encerrarlo en un artículo.

Copyright ® 2006. Consulado de Cuba en Costa Rica.